voz hispana protest photo (3)Por Olivia Olivia para El Hispanic News

A medida que aumentan las tensiones y el número de muertos se eleva en Oaxaca, olas de protestas y marchas de solidaridad han surgido en las comunidades latinas de los Estados Unidos, incluyendo en Portland. Hay más de 50.000 oaxaqueños en el estado de Oregón, y los mexicanos en general, constituyen más del ochenta por ciento de la población latina del estado. Voz Hispana, con sede en Woodburn, Oregon, reunió a decenas de activistas para condenar la venganza mortal del gobierno mexicano contra los maestros y educadores en las protestas que han estado hirviendo desde hace varias semanas en Oaxaca.

Los manifestantes se reunieron en el consulado de México en el centro de Portland, llamando para solidaridad internacional con los profesores y miembros de la comunidad que han sido matados o lesionados en Oaxaca. El grupo trajo miembros de la comunidad de todas las edades, jóvenes y viejos, para exigir que el gobierno mexicano se hace responsable de la escalada de violencia contra su propio gente.

“La cosa es, en Oaxaca y en todo México, los maestros están apreciado y amado en general – la gente los ve como líderes y los mantienen en alta estima. La gente no soportar ver los matados sin sentido”, dijo Francisco López, Organizador en Voz Hispana. “La represión en México en este momento está aumentando a niveles que no hemos visto en los últimos años.”

A partir del 1 de julio de partes del sur de México, quedan ahora sin suministros críticos, incluyendo comida, gasolina, medicinas y agua. El violento enfrentamiento entre el gobierno mexicano el Sindicato de Maestros se agravó el 19 de junio, hiriendo a más de 100 activistas y matando al menos ocho. Los que murieron el el primer día incluían: Oscar Aguilar Ramírez, 25, Andrés Sanabria García, 23, Anselmo Cruz Aquino, 33, Yalit Jiménez Santiago, 28, Oscar Nicolás Santiago, Omar González Santiago, 22, Antonio Perez García, y Jesús Cadena Sánchez, 19. Ellos fueron asesinados cuando la policía abrió fuego con munición en el bloqueo de los maestros a través de una autopista. En ese día, al menos 45 fueron hospitalizados con heridas, la mayoría con heridas de bala, y 22 desaparecieron. Desde que comenzó el enfrentamiento, el número de muertos ha aumentado a por lo menos 13, uno de los cuales era un periodista Elidio Ramos Zárate de El Sur.

Los maestros de la CNTE unión disidente, también conocida como la Sección 22, establecieron un bloqueo en la carretera Oaxaca-Puebla en el municipio de Nochixtlán a mediados de junio, y el altercado se intensificó cuando la policía intentó eliminarlos. Los maestros en huelga fueron escenificando el bloqueo en respuesta a los planes de reforma educativa del Presidente Enrique Peña Nieto, que cientos de académicos, religiosos, y organizaciones de derechos humanos en todo el mundo condenaron públicamente en junio en un documento firmado.

“Creemos que las autoridades deben comprometerse con el diálogo, el reconocimiento de las justas demandas del movimiento magisterial, y no a la fuerza para resolver este y cualquier otro conflicto, especialmente en un país marcado por la violencia y la impunidad”, dice la carta. La carta fue leída en público durante una protesta masiva fuera de la Ciudad de México el viernes 17 de junio, cuando más de 14.000 personas se manifestaron para exigir al presidente y al ministro de Educación que negocian su reforma, y la liberación de los líderes que ya había sido detenido y se enfrentó a lo que muchos organizaciones de justicia social llamada “condenas erróneas.”

El lunes 20 de junio, el mundo se había capturado a la violencia contra los profesores en Oaxaca.
“Nos vamos a quedar aquí hasta que el gobierno está dispuesto a hablar,” dijo un profesor que había sobrevivido a los ataques a una entrevista pública para la Democracia Ahora. “El gobernador quiere lo que él llama la reforma educativa. Y lo que queremos es un diálogo para el tipo de cambio que requieren las personas, del tipo que se ajuste a sus necesidades “.

El sindicato de maestros reclama contra las reformas educativas del presidente es que dependen demasiado en las pruebas estandarizadas, y van ha castigar a los profesores para los bajos puntajes de los estudiantes. Para muchos oaxaqueños, la migración de los jóvenes lejos de sus comunidades es un problema sería, uno que se ha agravado en gran medida por la aplicación del Tratado de Libre Comercio de 1994 en el Estados Unidos. Desde entonces, muchos profesores se sienten obligados a proporcionar la educación como una razón para que los jóvenes se queden.

“Mostramos solidaridad con los maestros, porque son personas a las que respeto”, dijo un manifestante en Portland que simplemente pidió ser llamada Dolores. “He arriesgado mi estatus legal en este país por protestar aquí en Portland, porque quería mostrar mi solidaridad con los que han sido matados.

Nuestros profesores son todos los niños tienen.”

Comments

comments