kids projectorEqual Voice News, Informe Noticias, Paul Nyhan
Traducido por Olivia Olivia

Albuquerque, NM – Escondido en un rincón de esta ciudad, en medio de un parque con una reluciente oficina, centros comerciales, terrenos baldíos, la Interestatal 40, y tal vez el más bonito Starbucks de la ciudad, es una escuela de dos pisos que alberga uno de los modelos educativos más prometedores del país para los estudiantes Nativos Americanos.

La Academia de los Nativos-Americanos está localizada en la mayor ciudad de Nueva México, porque allí es donde están sus estudiantes. Hoy en día, más del 65 por ciento de los Nativos Americanos viven en zonas urbanas. En el distrito escolar de Albuquerque, muchos pasaron desapercibidos, han sido tan invisible como las reservas que salpican el paisaje de Nuevo México.

A pesar de su creciente número, los estudiantes Nativos Americanos están a menudo luchando en las escuelas públicas y las escuelas urbanas de todo el país.

En Albuquerque, dicen los defensores.los Nativos Americanos tienen 237 por ciento más probabilidades de abandonar la escuela y menos probabilidades de graduarse de la escuela secundaria que los estudiantes blancos, típicamente hay un retraso de dos a tres grados en lectura y matemáticas, según un informe publicado por el Caucus Nacional de Legisladores Estatales de Nativos Americanos.

Durante la última década, la Academia Americana Comunidad Nativa (NACA) ha comenzado a hacerse notar porque se ha construido silenciosamente un modelo educativo que está cerrando estas brechas de rendimiento. Ahora, su éxito está impulsando la creación de escuelas similares en todo Nuevo México y el resto del país.

Este otoño, la Red de Escuelas NACA se ha inspirado y abrirá cinco nuevas escuelas en Nuevo México, con cinco más en camino. La red de la construcción de estas escuelas en el modelo de académicos fuertes y preparación universitaria que promuevan la cultura nativa, identidad y comunidad americana de NACA.

Esta escuela autónoma y sus ideas no surgen de los legisladores y grupos de reflexión que luchan sobre cómo reformar el sistema educativo de la nación, a pesar de que sirve de ejemplo para ellos.

En su lugar, se trataba de una red muy unida de las organizaciones de Nativos Americanos en Albuquerque, que comenzó con una idea simple y poderosa: Se les preguntó a las comunidades tribales y las familias lo que querían. y entonces, juntos, construyeron una escuela intermedia y una escuela secundaria. Desde donde creció un movimiento.

En el exterior, la NACA se parece a cualquier otra escuela secundaria, con niños jugando al baloncesto, escribiendo en sus teléfonos inteligentes y comentando en los escalones del edificio de estuco entre las clases. En el interior, que es más tranquilo, con signos de cultura tribal en todas partes: saludos en Navajo en las puertas; pinturas nativas a lo largo de los pasillos, y los valores básicos de la escuela – el respeto; responsabilidad; servicio comunitario; cultura; perseverancia; y la reflexión – publicado en muchas de las paredes.

Este enfoque en la identidad tribal es el corazón del enfoque de la Academia, que se centra en la satisfacción de los estudiantes donde se encuentran, mostrándoles las tribus de donde ellos son y lo que les permitió ingresar a la universidad. Este método está funcionando. El año pasado, el 67 por ciento del último año de Secundaria de NACA se graduó a tiempo, sólo ligeramente por debajo del promedio estatal del 69 por ciento de todos los estudiantes, y muy por encima del 46 por ciento entre los estudiantes indígenas en las Escuelas Públicas de Albuquerque, de acuerdo con un informe del rol inspirado por la Escuela de NACA.

“Preparamos identidad en primer lugar,” dice Leroy Silva, decano menor / mayor de estudiantes y un miembro de la Nación Pueblo Laguna.

Desde NACA abrió sus puertas en el año 2006, las redes de familias, tribus y organizaciones de la comunidad de Nativos Americanos han sostenido y alimentado su éxito.

Las ideas siguen propagándose a través de la Red de voz nativa nacional, que se compone de más de 30 organizaciones que trabajan para presentar los problemas de Nativos Americanos y han llegado a la Coalición Nacional familia indígena urbano con sede en Seattle.

Esa conexión inspiró a la Coalición para desarrollar un nuevo tipo de escuela de libertad, basado en las escuelas para los estudiantes negros que comenzó durante el verano de 1964, pero la libertad para los estudiantes Nativos Americanos, en cinco ciudades de todo el país comenzará hasta el año 2018.

La asociación que conectó Albuquerque y redes nacionales es Americans for Indian Opportunity (AIO), una organización de base. Desde el principio, AIO ayudó NACA a desarrollar sus primeros programas de aproximación y de liderazgo estudiantil. Entonces ,ellos comparte esas ideas con la Coalición Nacional de la Familia de la India urbana.

Las diferencias de rendimiento, por desgracia, no son exclusivos de los estudiantes Nativos Americanos.

En todo el país, Negros, Latinos y otros estudiantes también están luchando en las escuelas públicas.

Si los educadores y los políticos están dispuestos a escuchar, que podría aprender del método de NACA: su enfoque nítido en las identidades culturales de los estudiantes; su capacidad para conectar a esas identidades su trabajo académico, el éxito y la preparación para la universidad; y su integración desde el principio con las comunidades a las que sirve.

Las comunidades tribales y familias exigieron y co-crean NACA, dice Anpao Duta Flying Tierra, director asociado de la escuela / director de la escuela, y es por eso es que está teniendo éxito en la actualidad.
“Lo que decimos que es bueno para nuestra comunidad es en realidad un (modelo) y un marco que debe reflejarse en muchas personas en todo el mundo”, dice Kara Bobroff, uno de los fundadores de la escuela y su primera directora.

“Nosotros intencionadamente y orgánicamente tratamos de incorporar la comunidad en las formas en las que ofrecemos nuestro programa educativo.”

Un tipo diferente de la Escuela

En uno de los últimos días de escuela en la primavera, Tirsa Toya-Waconda está repartiendo tacos y bananos a los estudiantes a medida que estos emergen de las clases se dirigen a su almuerzo y el recreo.

Por la mañana, la mujer que los estudiantes llaman cariñosamente abuela reparte bollos y fruta. En el medio, regresa a su puesto de trabajo como gerente de la oficina principal y asistente de los padres.

En la NACA, cada miembro del personal parece tener varios puestos de trabajo. Un decano de los estudiantes también dirige programas de bienestar; directores de las escuelas sirven como asesores de los estudiantes, y los jefes de decanos dirigen viajes de desarrollo de liderazgo a otras ciudades y países.

Los estudiantes han visitado Washington DC, se reunieron con las tribus en Dakota del Sur y participaron en ceremonias con los indígenas en Nueva Zelanda.

“Se necesita toda la comunidad para ayudar a dirigir esta escuela,” dice Toya-Waconda, cuyo hijo se graduó en 2013. “Literalmente, somos una gran familia.”

La comunidad y la comida son temas consistentes en NACA – Es el mayor elemento del evento de la fiesta anual de la Comunidad – y se esfuerza por asegurar que los estudiantes, maestros y padres estén bien alimentados.

La academia está interconectada con las comunidades tribales – estudiantes provienen de más de 60 tribus, incluyendo la Isleta Pueblo, Laguna Pueblo y Nación Navajo – No hay líneas claras donde una termina y empieza la otra.

Una cosa líderes de la comunidad y las familias querían era una escuela que apoyara toda la vida de un estudiante. Arriba, un ala entera está dedicada al bienestar de los estudiantes y el apoyo familiar, con una sala de exámen dental, dos trabajadores sociales, terapia individual y para los padres y el apoyo a las familias que luchan por la vivienda y otros temas. También existe la Sala del Aguila, un lugar tranquilo para “ “meditación,pacífica basado en la cultura.”

Cuando los padres identificaron el suicidio como una de sus mayores preocupaciones hace dos años – Esta es la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes Nativos Americanos entre las edades de 15 y 24 años, según los nativos americanos en Filantropía – la escuela creó un programa de prevención del suicidio.

Una necesidad que se deslumbra

El programa de prevención del suicidio es un crudo recordatorio de los desafíos que enfrentan muchos estudiantes en NACA. La gran mayoría de los estudiantes de la escuela califican para almuerzo gratis o/a precio reducido, algunas familias viven de $ 6,000 al año, y muchos carecen de una computadora personal.

En Albuquerque, más de uno de cada cuatro nativos americanos viven por debajo del umbral de pobreza federal, según los datos que la Oficina del Censo de EE.UU. informó en 2013.

En el sistema escolar público de la ciudad, estos estudiantes indígenas americanos se perdían, los funcionarios dicen NACA. Con pocas o ningunos estudiantes de orígenes similares en sus clases y que fueron desconectados de su cultura tribal.

Datos de la escuela reflejan sus luchas. Entre los estudiantes del distrito escolar de Albuquerque, los nativos americanos no sólo tenían el índice de graduación más bajo de cuatro años del 46 por ciento, sino también las puntuaciones más bajas en lectura, matemáticas y de las ciencias entre los grupos raciales y étnicos identificados, según el Departamento de Educación Pública de Nuevo México.
Una de las principales razones de los estudiantes indígenas sufren en las escuelas públicas tradicionales es que son invisibles, una minoría invisible, dicen los educadores NACA.

Josh Haynes era uno de esos estudiantes invisibles. Después de comenzar a NACA en el sexto grado, Haynes dejó en West Mesa High School en el noveno grado. Allí, su GPA bajó a 1,8, y se encontró en camino de obtener el GED en lugar de un diploma tradicional.

Después de su segundo año, la madre de Haynes convenció a Haynes quuien es Navajo y Negro,de volver a la NACA para sus dos últimos años de la escuela secundaria. En la NACA, sus calificaciones subieron a un promedio de 3.5, y se convirtió en un campeón del estado en la carrera de 400 metros.

“En serio, hombre, siempre he tenido esta confianza”, dice Haynes, que luce un tatuaje en su brazo declarando, “Yo soy de este mundo.”

“Es que nadie ha venido a mí a oírme lo que yo tengo que decir.”

Haynes comienza en el colegio de la comunidad este otoño y planea matricularse en la Universidad de Nuevo México el próximo año.

El éxito temprano

NACA fue fundada para dar Haynes y otros estudiantes nativos americanos un lugar en tres mundos: su tribu, su ciudad y, finalmente, la universidad.

“Es la primera escuela autónoma urbano centrada específicamente en aumentar el número de estudiantes americanos nativos que eligen el camino a la universidad – muchos lo haran como la primera persona en su familia”, dice la Red de Escuelas NACA Inspirado en su sitio web.

“NACA integra la cultura, el bienestar, el idioma, la comunidad, la familia, y la preparación para la universidad en la educación de cada niño, que integra la colaboración con las familias y la comunidad NACA más grande.”

Los datos oficiales cuentan una parte de la historia de éxito de la escuela. La Academia recibió una “B” del Departamento de Educación Pública de Nuevo México en su boletín de notas de 2015, y resultados de las pruebas estandarizadas entre sus estudiantes están aumentando.

Tal vez la mejor medida del éxito de la escuela es la rueda de la aceptación que se encuentra en la pared de su oficina de orientación universitaria, formada por banderas de universidades que aceptan estudiantes NACA: Universidad de Yale; La Universidad de Chicago; Colegio Hampshire; Wellesley College; Tecnológico de Nuevo México y otros.

Dos años después de graduarse de la secundaria, el 71 por ciento de la clase de 2013 de NACA fue inscrito en programas de cuatro años de la universidad , o en colegios de la comunidad, de acuerdo con un informe de la Red de Escuelas NACA Inspirado, que se basa en los mejores datos disponibles.
Este éxito está alimentando el crecimiento dentro y fuera de la escuela. Este otoño, la Academia comenzará la ampliación de una escuela intermedia y secundaria a una escula que tendrá K-12.

Escuelas de la libertad

El éxito de la American Academia Comunidad Nativa está llegando mucho más allá de Albuquerque y Nuevo México.

Mil quinientas millas de distancia en Seattle, Yanina Comenote, el jefe de la Coalición Nacional de la Familia de la India urbana, fue inspirado por el éxito de la NACA para poner en marcha una nueva generación de Escuelas de la Libertad.

Las escuelas libres originales nacieron en 1964 como respuesta a la segregación escolar en el Sur. Estas escuelas libres fueron creados para enseñar a los estudiantes la historia y la cultura afroamericana al mismo tiempo que muestra el modo que pudieron ser agentes de cambio en la sociedad, según el Fondo de Defensa de los Niños, que resucitó estas escuelas en la década de 1990.

Esta nueva iteración de la Escuela Libertad dependerá de NACA para la inspiración y lecciones, basando las escuelas de verano de seis semanas en siete elementos básicos: la participación ciudadana; soberanía; la nutrición y la soberanía alimentaria; la identidad y la cultura; habilidades para la vida; ecología indígena; y un día nacional de acción social.

Comenote tiene un calendario ambicioso. Su equipo planea pasar los próximos 18 meses creando el nuevo plan de estudios de Escuelas Libres y luego abrir cinco escuelas en 2018 en Seattle, Portland, Albuquerque y otras dos ciudades. Minneapolis y St. Paul, Minnesota, ya tienen dos escuelas Centradas en la Libertad-india americana,este proyecto está dirigido por el Fondo para la Defensa de los Niños.
En conjunto, esta nueva generación de Escuelas Libres, la Academia comunidad de nativos americanos, y la creciente red de Escuelas NACA Inspirado están haciendo los estudiantes nativos americanos más visible en los distritos escolares de grandes ciudades – y más exitoso.

“Debido a que somos invisibles, tendemos a pasar desapercibidos de la mayoría de las conversaciones sobre la educación … especialmente con el marco de grandes redes de escuelas urbanas,” dice Comenote. “Esfuerzos como NACA, son de suma importancia. Se le da al estudiante un lugar en el mundo; un sentido de identidad “.

Paul Nyhan es escritor senior para la Igualdad de Noticias de voz. Ha trabajado como periodista de Bloomberg News, el Seattle Post-Intelligencer y Congressional Quarterly. Ha cubierto la política social durante más de 20 años. Este es un informe especial y parte de la serie “La dignidad de la Vida”.

Comments

comments