Por el Programa de Prevención de Delitos de la Ciudad de Portland

Read this story in English.

Disfrazarse, asistir a fiestas y salir a pedir dulces son unas de las actividades divertidas para celebrar Halloween (Noche de Brujas), las cuales los niños y familias esperan con ansias cada año. A medida que los niños crecen, ellos demostrarán un nivel de madurez que indicará que están listos para salir a pedir dulces con sus amigos y sin requerir supervisión de un adulto. Al preparar un plan de seguridad personal y de normas de seguridad vial para peatones durante la celebración de Halloween, esto ayudará a que su hijo se mantenga seguro y se divierta.

En cuanto a la seguridad personal, es fundamental enseñarles a los niños a desarrollar una vigilancia saludable sobre su entorno. No se trata de que los niños se sientan asustados cuando estén en público, sino de que estén alerta y atentos de sus alrededores. De este modo, los niños podrán identificar problemas con anticipación y sabrán actuar basado en su intuición. Hágale saber a sus hijos que está bien ser descortés y evitar a personas que los hagan sentir incómodos. También recuérdeles estar atentos y eliminar distracciones, como estar enfocado en mensajes de texto o llevar puesto disfraces y máscaras que limiten su visibilidad.

Pueden recorrer la ruta juntos para así identificar lugares donde pueden ir a pedir ayuda en caso de que presencien algo o a alguien que los haga sentir incomodos.

Si usted establece reglas básicas para la excursión de sus hijos para ir a pedir dulces, tendrá una Noche de Brujas más agradable y sin contratiempos. Puede comenzar asignando la ruta que sus niños van a recorrer. De esa manera, si no regresan durante el tiempo acordado y los tiene que ir a buscar, usted sabrá a donde podrá encontrarlos. Lo ideal es que sus hijos le informen con anticipación si cambian de planes. Asimismo, pueden recorrer la ruta juntos para así identificar lugares donde pueden ir a pedir ayuda en caso de que presencien algo o a alguien que los haga sentir incomodos.

Enséñele a sus hijos a llamar al 9-1-1 para pedir asistencia policial. En la noche de Halloween, indíqueles que visiten sólo las casas que tengan la luz del porche prendida, ya que esto indica que visitantes son bienvenidos. Recuérdeles a sus hijos que acepten dulces en la puerta y rechacen invitaciones para entrar a una casa a menos que usted se los haya permitido. Hable con ellos acerca de comer sólo dulces que no presenten ningún deterioro en el empaque.

En preparación para Halloween, es una buena idea recordarles a los niños las reglas de seguridad vial para peatones. Los niños deben usar las banquetas y las orillas de las calles en lugar de caminar en medio de la calle. También, cruzar la calle en un cruce de peatones es una mejor opción que cruzar en medio de la calle o entre dos autos estacionados. Recuérdeles a sus hijos que se aseguren de que el conductor los pueda ver antes de cruzar la calle. Si sus hijos llevan disfraces de colores brillantes y reflectantes será más fácil que los conductores los vean. Otra alternativa, es llevar luces que se sujetan a la ropa para ser vistos por la noche. Si la ruta no está bien iluminada, es posible que necesite encontrar otra ruta que sea mejor o llevar una linterna para iluminar el camino.

Halloween puede ser una experiencia positiva y memorable para niños y familias. Cada año, hay más alternativas de celebraciones y eventos para compartir en familia que no implican salir a pedir dulces. Consulte con su biblioteca local sobre estos eventos. Si deciden participar en la tradición de Halloween, hable con sus hijos de cómo mantenerse seguros, haga un plan de seguridad y sobre todo diviértanse.


Si desea solicitar un entrenamiento gratuito para su organización o grupo comunitario sobre temas de prevención de delitos, acceder nuestros folletos de prevención o encontrar a su Coordinador(a) de Prevención de Delitos, visite nuestro sitio web: www.portlandoregon.gov/oni/prevencion o llame al 503-823-4064.

Comments

comments