Virginia Garcia Memorial Health Center celebra 40 años


EHN Staff
Virginia Garcia Memorial Health Center...
anniversary

Photos provided by: Virginia Garcia Memorial Health Center

 

By Matt Pizzuti, El Hispanic News

A principios d la década de los 1970s, un grupo de líderes comunitarios se veían cada vez más preocupados por una crisis de salud entre los trabajadores itinerantes  en Oregon.
Mientras que los trabajadores agrícolas se iban progresivamente organizando en todo el sudoeste de Estados Unidos, los activistas de Condado de Washington notaron que los trabajadores temporales carecían incluso acceso a básico a atención médica.
“Yo era el director del programa de educación migrante en el condado, y un montón de familias que vivían en el campamento no tenían atención médica”, dijo José García de Hillsboro, un trabajador social jubilado de 85 años, y uno de los fundadores de lo que se convertiría en Virginia Garcia Memorial Health Center: “El idioma era un problema, y el dinero”, declaró.
El grupo buscó financiamiento de nuevos programas para las comunidades en la zona, pero no pudo conseguir financiación para el Condado de Washington y, eventualmente tomó el asunto en sus propias manos. “Decidimos que íbamos a tener que hacer nuestras propias cosas para comprar una unidad móvil, solicitando donaciones”, dijo García. “Pero hemos recaudamos alrededor de $10.000 después de 2 a 3 años y eso era demasiado lento. Decidimos en lugar de utilizar el dinero que teníamos para convertir un taller mecánico en un consultorio.”
Hubo retrocesos, pero poco a poco mayor parte de la comunidad comenzó a colaborar. Una organización local había construido el taller mecánico para entrenamiento vocacional, pero en vez lo donó para convertirse en un nuevo centro de salud.
Sólo cortinas separarían las unidades de la clínica improvisada. Para proteger la confidencialidad de los pacientes, los trabajadores de la salud susurraban.
Era el año 1975, durante el verano, cuando ocurrió la tragedia que definiría la crisis: Virginia García de seis años, hija de trabajadores agrícolas migrantes procedentes de Texas, murió después de que una pequeña cortadura en el pie se convirtiera en una infección grave. Su deceso galvanizó a la comunidad y ha ayudado a presentar el caso a favor de la intervención de grupos externos, al momento en que la nueva clínica que llevaba el nombre de niña iba a ser terminada y necesitaba dinero para contratar personal.
García y sus colegas organizadores fueron a Seattle para reunirse con las Hermanas de la Providencia, una comunidad de monjas católicas dedicadas a la justicia social, con la esperanza de que sus hermanas que ayuden a financiar el proyecto. “Teníamos una furgoneta, una llena y en la otra había algo de espacio,” dijo García. “Fuimos al Centro Cultural  de Seattle y acordaron ir con nosotros. Eran hippies, de pelo largo; no sabía lo que las hermanas iban a pensar.”
Pero las hermanas católicas accedieron a apoyar la causa. Organizaron una petición que ganó financiamiento para la clínica por un año; mientras tanto, el médico y gran parte del personal de la clínica habían ofrecido su tiempo y energía, trabajando gratis.
“La comunidad se unió inmediatamente después de la muerte de Virginia”, dijo Serena Cruz Walsh, directora ejecutiva de Virginia Garcia Memorial Health Center. “Cuatro años después, se convirtió en una clínica de salud calificada federalmente, aceptando pacientes financiados por Medicaid y con capacidad para atender pacientes sin seguro médico.”
Este año la fundación celebró su 40 aniversario con una recepción en honor a los fundadores que meritó la presencia de la gobernadora de Oregon Kate Brown. Con cinco clínicas en dos condados y más de 550 empleados, la organización proporciona servicios de salud a más de 40.000 pacientes al año en 75 idiomas. “Brindamos nuestra atención con una filosofía centrada en el paciente, la salud mental integral y el comportamiento saludable,” declaró Walsh.
A pesar de tanto progreso en los servicios de salud desde la década de los 1970s, la mayoría de los pacientes todavía están por debajo de la línea de pobreza. “Continúan sin seguro médico en un mundo aún después del ACA (el acto de cuidado de salud costeable), dijo Walsh. Y, al igual que cuando el centro de salud fue fundado, el personal debe estar equipado para hacer frente a los “situaciones de salud muy complejas. No han consultado a un profesional de la salud en muchos años.”
“Tienen que ganarse la confianza de los pacientes, lo que requiere conocimientos especiales,” dijo Walsh. “Estoy muy orgullosa de nuestros proveedores.”
Hoy en día, Virginia Garcia Memorial Health Center se encuentra a la vanguardia de las nuevas tendencias en el manejo del paciente y la calidad de la atención mediante el uso de nuevas herramientas de seguimiento de los pacientes con el transcurso del tiempo.
“Hemos utilizado registros electrónicos durante muchos años, y hoy en día somos capaces de manejar nuestras poblaciones basadas en todos los datos”, dijo Walsh. “Tenemos diferentes parámetros, por ejemplo, el  número de pacientes con presión arterial de 140/90 o más alta – cuando estamos tratando de inculcar mejores prácticas, podemos transferir el conocimiento necesario cuando una clínica que está haciendo algo muy bien.”
Pero tan grande y complejo como el centro de salud haya crecido hasta hoy, todo ello es gracias a la abnegada labor y dedicación de un grupo de organizadores en 1975.
“Entonces yo no hubiera siquiera soñado que sería tan grande como lo es hoy,” dijo García, “y que la gente sigue recibiendo ayuda.”

Related Articles

Noticias de Régionales

PCUN celebra 30 años en el estado de Oregon

Por TJ Acena Durante las décadas de los 1960s y ‘70s, Oregon registró un aumento en las redadas de trabajadores agrícolas en el Valle del Willamette. En ese entonces, el Servicio...

Posted on by EHN Staff
Regional News

Virginia Garcia Memorial Health Center celebrates 40 years

By Matt Pizzuti, El Hispanic News In the early 1970s, a group of community leaders were increasingly concerned about a health crisis among migrant farmworkers in Oregon. While...

Posted on by EHN Staff