RESISTENCIA POR AMOR


EHN Staff
RESISTENCIA POR AMOR

Alberto Moreno 

Nosotros-Latinos. Nosotros conocemos la dureza. Hemos sobrevivido al hambre, las guerras, la pobreza y el robo de nuestras tierras ancestrales. Hemos caminado miles de millas descalzos, a través de desiertos y montañas para llegar hasta aquí. Hemos sobrevivido cosas inimaginables y sórdidas. Coyotes, los Salvatrucha (a Salvadorean gang), el frio de la noche y el insoportable e indescansable calor del desierto de Sonora para venir aquí. La persecución politica no es nada nuevo para nuestra gente.

Te cuento esto para que entiendas que no somos débiles. Para desparramar cualquier noción que puedas tener, de que fácilmente nos damos por vencidos. Para que entiendas que hemos sido forjados por la adversidad y la necesidad: o sea por ambas. Que como gente hemos conocido la necesidad y la privación. Es que, por eso, no hemos sido hechos débiles, sino fuertes.

Mientras los hombres blancos en la capital de la nación amenazan con la construcción de un muro contra nosotros para tratar de circunscribir nuestra humanidad, nos preparamos para resistir, en nombre de los derechos que Dios nos concedió.

Pero nuestra Resistencia, será irreconocible para esos hombres blancos. Ellos no podrán con-cebir ésto porque no pueden concebir el amor como resistencia, o el poder de la simple presencia. Una persistencia no-violenta. Mientras ellos construyen muros e inviertan en armas para apuntar a nosotros los Mexicanos, nosotros los Guatemaltecos, nosotros los Salvadoreños,

Nosotros, todos nosotros, continuarémos amando. Amar y adelantar la vida. Vida preciosa y llena de belleza. Mientras ellos inviertan en drones y hombres, nosotros investiremos en nuestros infantes nacidos en los EEUU. Porque nosotros sabemos que ellos, no nosotros, son el futuro de este país. Nosotros entendemos lo que ellos no pueden entender: que el amor y no el odio es el que triunfa, cada vez.

Mientras ellos se preparan para osar una campaña de cuatro años contra nosotros los inmigrantes, nosotros nos preparamos para las 7 generaciones venideras. Mientras ellos tratan de criminalizar nuestro trabajo y de desincentivar nuestro voto, nosotros simplemente continuamos nuestro proceso de comenzar y criar nuestras familias. Y porque nosotros amamos más que ellos, no solo sobreviviremos sino que también prosperaremos. La prueba de esto se encuentra en nuestras cuotas de nacimiento, que a estas alturas, presentan el más alto porcentaje de crecimiento (nuestro) aquí en los EEUU.

De acuerdo con el Centro Hispánico de Investigaciones, los nacimientos hispanos han sobre pa-sado a la inmigración Latina como factor del crecimiento de la población latina en los EEUU.

Además , en la década del 2000 al 2010, la población de los Americanos -Mejicanos creció en 7.2 millones como resultado de 4.2 millones de sus partos y en 4.2 millones como resultado de la llegada de nuevos inmigrantes.

Así, mientras una pequeña cantidad de hombres blancos fanáticos se unieron para construir muros, nosotros estamos construyendo puentes a través del tiempo, hechos por nuestro DNA. Mientras el temor de ellos construye muros, nosotros estámos construyendo familias y comunidades llenas de amor. Nosotros nos estamos preparando para magnificar a América a través de nuestra fabricación de amor y trabajo honesto, y no a través de armamentos odiosos.

Mientras en los EEUU de Trump, los asustados hombres blancos babean acerca de la re-magnificación de América, nosotros, los Latinos, somos los que realmente estamos haciendo el trabajo de construir y reconstruir sus calles de ellos, los que estamos construyendo las torres de Trump: las grandes y las pequeñas; nosotros estamos recolectando las cosechas de los EEUU y poniéndo comida en las mesas de América. Un trabajo que los Estadounidenses irrefutable-mente se niegan a ejecutar. Mientras esto sea cierto, América continuará invitándonos a venir.

La América de Trump, insiste que ellos ya están cansados de tener que ser correctos política-mente, que lo que ellos quieren ser es honestos; una verdad dura. OK. Y aquí va: aquellos que votaron por Trump necesitan parar de quejarse acerca de nosotros los inmigrantes, nosotros “los que les estamos. robando sus empleos”. Un trabajo no es algo que se roba, es el sitio en el que tu trabajas! Si tienes temor de una ética de trabajo desigual, sencillamente trabaja más duro! No es necesario un muro. No se necesita ninguna Orden Ejecutiva. Si tienes temor de perder tu trabajo por inmigrantes como nosotros, solo trabaja más duro.

Si los que apoyan a Trump tienen temor de nosotros, es porque le tienen temor al trabajo duro. Todo el resto es una fabricación infundada. Ellos pueden decir , que los inmigrantes traen el crimen a nuestro país y que todos esos inmigrantes gozan del bienestar social. La verdad absoluta es que de acuerdo con la revisión, que ellos visualizan. Estudios independientes han verificado, que ciudades grandes con gran concentración de inmigrantes tienen cuotas mas bajas de criminalidad.

De acuerdo con el Concejo de Inmigración de los EEU (Julio del 2015): 

Entre 1990 y el 2013 los nacidos en el exterior comparten del 7.9 por ciento al 13.1 porciento de la población y el número de inmigrantes indocumentados fueron mas allá del triple en crecimiento, de 3.5 millones a 11.2 millones.

Durante el mismo período, los números del FBI indicant que la cuota de crímenes violentos declinó un 48 por ciento lo cual incluye el descenso de cuotas de asalto agravado, robos y asesinatos. De la misma manera las cuotas de crímenes de propiedad al 41 por ciento, incluyendo el descenso de la cantidad de robos de vehículos, hurtos y robos a casas.

Adicionalmente: los inmigrantes son menos propensos a terminar en cárceles que los nacidos Aquí: 

De acuerdo con con un análisis de datos de la encuesta de la Comunidad Americana de Censos del 2010 (ACS) conducida por el autor de éste reporte, más o menos el 1.6 por ciento de varones inmigrantes en las edades entre 18 y 39 son encarcelados, comparado con el 3.3 por ciento de los natívos de los EEUU. Esta disparidad de las cuotas de encar-celamiento ha existido por décadas y se ha vuelto evidente con los censos de 1980, 1990 y del 2000. En cada uno de esos años las cuotas de encarcelamiento de los nativos de los EEUU fueron de 2 a 5 veces más altas que las de los inmigrantes.

El censo del 2010 revela que las cuotas de encarcelamiento de los varones jóvenes, menos educados entre ellos los Mejicanos, Salvadoreños y Guatemaltecos queformaban la mayoría de la población indocumentada.

La otra alegación hecha por personas blancas no-educadas es que la mayoría de inmigrantes vienen aquí a usar Los servicios sociales o las estampillas para comida, sin embargo hablando con los resultados reales, nada podria estar tan lejos de la verdad.

De acuerdo con la información emitida por el Departamento de Agricultura en el año 2013, el cuál administra el programa de SNA el 40.2 por ciento de los que reciben los servicios son blancos, 25.7 son negros, 10.3 son Hispanos, 2.1 son Asiaticos y el 1.2 son Nativos Americanos.

Está es nuestra verdad. Todo lo demás son una serie de actos fabricados. “Factores Alternativos.” Costruyan su muro. Nosotros vamos a continuar haciendo lo que siempre hemos hecho. Lo cual es amar y ninguna pared nos parará, porque ninguna pared puede parar nuestro amor.

Related Articles

Opinión

Salir con una persona blanca es difícil: por qué elegí luchar por ello

Long Beach VoiceWaves, Thomas Lick Hace cinco años, conocí y me enamoré de un hombre para quien parecía que todo sucedía rápidamente. Tenía las características del actor principal...

Posted on by EHN Staff
Opinión

El mito de la protesta sin violencia

Por Olivia Olivia Les escribo este sábado, durante un fin de semana, uno de los muchos derechos que aprecio porque los veteranos del movimiento por los derechos laborales...

Posted on by EHN Staff