Maria Corral Columnist 300x242 En la educación, no te dejes convencer que somos los peores

María de los Ángeles Corral

María de los Ángeles Corral
El College Board

 

Las historias sobre los latinos en el entorno público cada vez son más negativas. De manera consistente, escuchamos que los latinos tienen los índices más altos de desempleo y deserción escolar y una baja tasa de alumnos que se gradúan de la universidad. Si nos enfocamos en las historias positivas, tendríamos mejores posibilidades de motivar buenas conductas y evitar que se arraiguen los estereotipos nocivos.

A esto es a lo que me refiero. En lugar de pensar que es muy probable que los estudiantes latinos abandonen sus estudios de secundaria, pensemos que es muy probable que asistan a la universidad. Aunque los latinos tienen el porcentaje más bajo de egresados universitarios, hoy son la minoría más numerosa en los campus universitarios. Aumentaron a 12.2 millones de alumnos el año pasado.

Los latinos forman parte del crecimiento récord de estudiantes que buscan obtener un título universitario. De acuerdo con el informe 2011 Trends in College Pricing and Student Aid (2011 Tendencias en los precios de las universidades y en la ayuda a los estudiantes), publicado por el College Board el mes pasado, esto sucede porque, pese a los aumentos en las colegiaturas universitarias, aún existe una gran cantidad de ayuda financiera disponible y millones de estudiantes la están aprovechando. Los que no lo hacen necesitan ser alentados con historias de éxito en un entorno repleto de estadísticas sobre latinos que fracasan de todas las maneras posibles.

¿Te imaginas obtener $140,000 dólares en becas? Mi amiga Yaritza González se graduó de la universidad gracias a estos fondos. Ella atribuye este éxito a tres cosas: mantener buenas calificaciones, informar a toda su red de conocidos de su necesidad financiera y, por último, nunca desanimarse. El suyo es un ejemplo excepcional de cómo aprovechar las oportunidades, pero también es totalmente realista.

Es fácil sentirse desanimado cuando la colegiatura anual promedio en una universidad pública con estudios de cuatro años rebasa los $8,000 dólares. Sin embargo, ¡la mayoría de los estudiantes paga mucho menos porque la mayoría de la ayuda financiera proporcionada en este país aún se basa en la necesidad económica! Es por eso que estudiantes de licenciatura de tiempo completo recibieron, en promedio, casi $12,500 dólares en ayuda financiera.

Las becas gubernamentales Pell siguen siendo un salvavidas para estudiantes de bajos recursos; más del 60 por ciento de los estudiantes que dependen económicamente de sus padres y que recibieron estas becas tuvieron ingresos de $30,000 dólares o menos. El año pasado, el promedio de las becas otorgadas fue de $3,828 dólares. La mayoría de los estudiantes de tiempo completo que asistían a universidades de dos años recibió las becas y la ayuda suficiente para cubrir una colegiatura promedio de $3,000 dólares, con unos $800 dólares de sobra.

Cuando se sabe cómo lograr que la universidad esté al alcance del bolsillo, es más fácil apoyar a los hijos en este proceso. Herramientas tales como la calculadora en español de costos universitarios del College Board pueden ser de ayuda. En cuestión de minutos se puede obtener un cálculo aproximado del costo de la universidad, información básica sobre financiamientos y el proceso de solicitud de ingreso a la universidad.

Para familias con hijos sin residencia legal, que podrían pensar que la ayuda financiera no está disponible para ellos, el informe de Tendencias les brinda esperanza. Una porción considerable de la ayuda a estudiantes en universidades privadas sin fines de lucro se originó de la ayuda financiera institucional que también podría estar disponible a estudiantes indocumentados. Y, existen cursos avanzados AP en miles de secundarias que hace posible el acumular créditos universitarios. Si los estudiantes utilizan esos créditos para graduarse anticipadamente, tendrían otra manera de ahorrar en las colegiaturas universitarias.

Los latinos no tienen por qué aparecer en el fondo de ninguna lista de egresados universitarios. Estamos cambiando el curso de nuestra historia por medio de la educación. Mostremos a nuestros hijos que la universidad está a su alcance ayudándoles a planear de manera ingeniosa. Al ser positivos y proactivos, optamos todos los días por crear un estereotipo de los latinos marchando hacia el progreso.

share medium En la educación, no te dejes convencer que somos los peores

Comments

comments

Este artículo también está disponible en / This post is also available in: Inglés

El Directorio de Negocios corre gracias a Business Directory Plugin